Los estudiantes de traducción de esta prestigiosa universidad de Ohio podrán asistir de nuevo este año al programa “Technicis Proofreading Training”. Su objetivo es enseñarles a efectuar un control de calidad en documentos traducidos desde cualquier idioma a otro.

 

Technicis utiliza una metodología específica para responder a las exigencias de sus clientes y comprueba determinados aspectos que se cotejan con el texto original, a saber:

  1. Maquetación: número de párrafos, espacios, encabezados y pies de página, notas y comentarios, tablas de contenidos.
  2. Texto: ortografía, puntuación, texto sin traducir, nombres propios, coherencia de la información, abreviaturas, direcciones.
  3. Datos clave: cifras, símbolos, unidades de medida.
  4. Particularidades del proyecto: aplicación correcta de las instrucciones del cliente, conformidad con la guía de estilo.

Gracias a esta colaboración, Technicis puede ampliar su plantilla de revisores cualificados mientras ayuda a las nuevas generaciones de traductores.

 

¡Mucha suerte a todos!